necesito-ux-designer
Tips

5 Señales de que necesitas a un UX Designer

UX es uno de los términos más sonados en estos días, pero quizá tienes duda si realmente tu empresa debe o no contratar a un profesional de esta disciplina.

A continuación te doy 5 señales por las cuales necesitarías contratar a un UX Designer:
 

1. Tienes una idea de producto o nueva funcionalidad que quieres lanzar

Todos los días, hay alguien con una nueva idea de producto que cree que revolucionará el mercado de los pagos.

Todos los días, hay alguien con una nueva idea de producto que cree que cambiará la forma en que las personas interactúan entre sí.

Todos los días, hay alguien con una nueva idea de funcionalidad para hacer la banca electrónica más fácil de usar.

El problema es que estas ideas, no han sido probadas, o mejor dicho: validadas.

Parte de las tareas de un UX Designer consiste en salir a investigar el qué, cómo, porqué, cuándo y dónde tu mercado potencial usaría tu producto o funcionalidad.

¿Cómo lo hace? Hay diferentes maneras, una de ellas es la investigación etnográfica, la cual consiste en observar a una persona en su entorno natural y tomar nota de los procesos que sigue, las interacciones que tiene, así como sus hábitos de uso y consumo.

Un buen UX Designer empieza por observar, escuchar y entender los dolores a los que se enfrenta una persona para entonces proponer una serie de soluciones digitales o no digitales para resolver el problema.

 

2. Necesitas conocer si tu mercado potencial usaría tu producto

Muy relacionado al punto anterior, va con la importancia de conocer realmente quién usará o comprará tu producto. Por ejemplo, una aplicación para monitoreo de la diabetes, tal vez no sea comprada por un adulto mayor, pero si por uno de sus hijos y utilizada por una enfermera en casa.

Muchas veces, confundimos el comprador, con el usuario final y por lo tanto la experiencia del producto no es la óptima.

Un buen UX Designer entiende quién compra, administra o usa el producto y plantea diferentes escenarios de uso, dentro de los cuales propone soluciones o funcionalidades para cada perfil.

 

3. No sueles tener mucho contacto con los usuarios finales

A veces, tu trabajo puede implicar lidiar con cosas administrativas o de operación, que no te permiten conocer o interactuar seguido con el usuario final.

El contacto con los usuarios finales es una parte muy importante de la empresa, pues le permite conocer la percepción, emociones y sentimientos que crea la marca en ellos. Esta información es sumamente valiosa, pues otorga nuevas ideas de productos y procesos con la finalidad de mejorar la experiencia de uso o de compra.

Un buen UX Designer mantiene muy de cerca el contacto con los usuarios finales, pues parte de sus responsabilidades es recolectar información para analizarla y tomar decisiones que permitan alcanzar y mejorar los indicadores clave del negocio (KPI’s).

 

4. Tus usuarios batallan mucho para usar tu aplicación

“No entiendo cómo pagar”, “no sé dónde adjuntar el archivo”, “no funciona el botón”, “¿cuándo me va a llegar?”, “¿tiene costo extra el envío?” y más preguntas, son las que día a día se topa el equipo de soporte técnico o de atención a clientes.

El problema es que creemos que los usuarios son “anti-tecnología”, pero si una misma pregunta se repite muy seguido en la semana, o hay que hacer manuales o tutoriales de uso, no es el usuario el que está mal; es la comunicación de la empresa en sus productos o canales.

Un buen UX Designer trabaja de la mano del equipo de soporte técnico y atención a clientes para recabar todas las dudas posibles que tengan los usuarios con la finalidad de evaluar cuáles son las más comunes y entonces replantear la comunicación y/o el diseño.

 

5. No entiendes porque tus usuarios dejan de usar tu producto

Quizá el problema no está en la adquisición, sino en la retención, y es que es muy normal que un usuario dé sólo una oportunidad al producto o servicio para decidir si lo sigue usando, lo compra o no.

Con tanta variedad de productos y servicios, la experiencia es el mayor diferenciador en estos días.

“¡Pero si tenemos 143 funcionalidades diferentes!, ¿por qué se va?”, alguna de estas expresiones pueden sonar familiares.

Un buen UX Designer sabe que no es la cantidad de funcionalidades lo que un usuario aprecia o necesita, sino que se encarga de explorar qué funcionalidades son las más usadas, qué páginas son las más vistas, dónde se pierden los usuarios y entonces hacer cambios y probar para diseñar algo que cumpla con la oferta de valor del negocio, pero al mismo tiempo sea relevante para el usuario.

 

En conclusión

Necesitas a un UX Designer si:

  • Estás por lanzar un startup
  • Tienes una idea de negocio pero no sabes si funcionará o no
  • Tienes un producto digital que deseas mejorar
  • Compites sólo en precio y no en la experiencia de uso
  • Tu competencia siempre va un paso adelante que ti

Si cumples con alguno de estos puntos, es momento de iniciar la búsqueda para incorporar a alguien en tu equipo.

¿Necesitas contratar a un UX Designer? Escríbeme por Linkedin y con gusto agendamos una llamada 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *