diseño debe ser original
Mitos

Mito UX 7: Los gráficos hacen al sitio web más visible

Fuente autorizada: UX Myths.

Un error común en el diseño web es hacer énfasis en alguna parte importante de los contenidos con la presentación de gráficos pesados y llamativos. Sin embargo, este enfoque, con frecuencia hace al sitio web menos visible.

Cuando la gente busca algo específico en un sitio web, busca textos y enlaces en los que asume que la información se puede encontrar. Es un error muy común que la gente confunda los elementos de un sitio web, que tienen muchos colores y que son muy llamativos, con anuncios de publicidad, por lo tanto evita prestarles atención.

Esto no significa que no se deba de poner cierto énfasis. El contraste funciona bien y es esencial para priorizar contenido y por lo tanto crear un diseño web efectivo.

INVESTIGACIÓN Y ARTÍCULOS SOBRE EL USO DE LOS GRÁFICOS EN SITIOS WEB:

  • “El mayor descubrimiento es que la ceguera a los banners es real. No sólo es para banners publicitarios, sino cualquier cosa que parezca un banner de publicidad”, dice Jakob Nielsen, director en investigación de usuario en Internet de la firma  Nielsen Norman Group in Fremont, Calif.  Por ejemplo, un sitio web no lucrativo relacionado con la salud tiene un bloque – no un banner – que le dice a los usuarios que hacer en caso de que tengan un paro cardiaco. Un estudio, reveló que las personas pasaron por alto esto, a causa de donde el anuncio estaba ubicado en el sitio web. Tomado de Marketers Seek a Banner-Blindness Cure
  • Los efectos nocivos de la ceguera a los banners también ocurrieron en las elecciones de 2006 en Estados Unidos, donde el diseño de la boleta resultó en que el 13% de los votantes ignorara la sección completa debido a su posicionamiento. – Banner Blindness in Ballot Design
  • El famoso copywriter de anuncios, Howard Gossage Luck dice acerca de la “evasión de banners”: “El hecho real de la cuestión es que nadie lee los anuncios. La gente lee lo que les interesa. Y ésto, a veces, es un anuncio “.

Texto original por Zoltán Gócza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *