jorge-barahona
Entrevistas

Conoce a: Jorge Barahona

Jorge Barahona es Diseñador de Experiencia de usuarios y servicios. Profesor de Diseño de Experiencia de usuarios y servicios en la Escuela de Diseño de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Chile) y en el Master de UX en la UPF Barcelona School of Management (España). Director de AyerViernes, Consultora de UX y Servicios líder en América Latina miembro de la UXAlliance. CEO de Clerkhotel.com . Fotógrafo análogo.

¿Cómo empezaste tu carrera en UX?

En 1995 instalé casi por instinto internet en mi oficina. Debo haber sido el segundo en Viña del Mar que se conectaba vía telefónica a una naciente web que sólo enviaba correos (no sé bien a quién porque nadie tenía) y que usaba Netscape para mirar páginas horribles, grises de botones espantosos y difícil descarga. 

Desde el comienzo entendí que diseñar para la web era muy distinto a los envases o revistas que hacía en esa época en Illustrator.

Un gran amigo (el que conectó mi computadora a la internet) me invitó a que hiciéramos “páginas web” (que desacertada denominación). Empece con el Page Mill un programa horrible que nunca pude controlar. Entonces empece a buscar en Excite.com y topé con un sitio fantástico WebMonkey.com allí, en 1997 leí por primera vez un artículo de Arquitectura de la Información y los planetas se alinearon; todas mis dudas se respondieron y comprendí que teníamos que “conocer nuestro código” como nos invitaba el gran Jeffrey Veen, pero sobre todo debía aprender HTML, o sea debía cambiar mis códigos análogos del packaging y los diarios impresos para mutar hacia un nuevo Diseño, uno que, por su enorme y mundial audiencia requería que las “páginas” fuesen usables y hermosas.

Empecé a estudiar mucho, leer lo que cayera en mis manos relacionado con UX, luego vinieron Nielsen, Krug, Morville y empezamos a encontrarnos en Cadius de los grandes Cañada y Puell. En esos espacios aparecieron mis queridos Juan Carlos Camus y Javier Velasco con quienes empezamos la comunidad chilena de Arquitectura de la Información y con los que hicimos sin un peso y a puro cariño, seminarios, cursos y formación gratuita formando una importante comunidad de UX hoy una de las más relevantes en América.

En el 2000 fundé AyerViernes, consultora de UX y servicios con la que hemos participado en más de 500 proyectos en banca, retail, turismo, gobierno, transporte, educación, salud y otros. AyerViernes es laboratorio, publicaciones, materia gris y formación también porque gran parte de la actual generación joven de UX en Chile pasó por nuestra oficina en Viña del Mar. En ese mismo año empecé a dar clases en la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV donde me dieron todo el espacio y la confianza para investigar, publicar y hacer UX en la academia, todavía un lujo asiático.

 

¿Qué es lo que más te apasiona de UX?

Las preguntas, la búsqueda, lo desconocido. Pero sobre todo me apasiona el Diseño porque inventamos el futuro y construimos la realidad desde nuestro oficio que construye lenguajes. Hacemos puentes de comunicación para que otros conversen y se encuentren. 

Diseñar es un privilegio cuando te lo permiten, pero sobre todo una responsabilidad porque debemos reconocernos en lo social que tiene nuestro oficio, solo así podemos construir a ese “otro” llamado usuario.

Sin embargo, vivimos tiempos de codicia donde el Diseño ha sido reducido a una herramienta y un fin meramente estético, cuando en el fondo es el medio. Bowles nos enseño que la belleza del viaje está en el trayecto, que ser un viajero es ser un observante perpetuo que admira y cuestiona.

Los Diseñadores UX vamos siempre de travesía a territorios ajenos, otras disciplinas y contenidos porque tenemos preguntas, pero la travesía tiene que ver con volver con las respuestas que permitan alumbrar el camino.

Por eso el Diseño es un proceso y no un fin, porque lo que diseñamos es el trayecto donde somos anónimos; nuestro trabajo se extraña cuando no lo hacemos.

 

¿Con qué retos te has enfrentado en tu carrera?

El reto, que se entienda que los problemas al que se enfrentan las empresas y organizaciones no son de Diseño ni de Tecnología: son de negocios.

Cuando los directivos se iluminan con dicha verdad entienden lo que hacemos, nos reciben de mejor manera y le encuentran sentido a la UX. Es muy fácil hacer algo bello y que funcione, lo complejo es que agregue valor, que le cambie y facilite la vida a las personas.

Por lo mismo los retos son tanto que los ejecutivos capturen esta idea de negocios como que los que están trabajando en los proyectos de UX los hagan propios ya que es muy fácil salirse del camino y terminar haciendo lo urgente del día a día y no lo importante y trascendental que proyectará de verdad al futuro a las compañías y sus productos.

El reto mayor es no quedarse en la cáscara y los heurísticos. No caer en la trampa del desarrollo y la programación porque nos hace perder de vista lo que somos y los límites que tiene nuestro oficio.

 

¿Qué consejo das a quienes empiezan en UX?

Que estudien, mucho, investiguen y divaguen, que cuestionen y escriban los nuevos códigos del futuro. Que no caigan en la trampa de la “agencia digital” porque terminarán haciendo banners y tampoco en el desarrollo porque terminaran presos de la programación empírica que sale muy cara y no deja nada cuando se acaba.

Les diría que sean simples y alegres, ambiciosos del saber y sobre todo que cuestionen todo.

Los libros de Nielsen hoy sirven para elevar pantallas en mi oficina. Ya fue. Producir contenido en español es deuda pendiente porque con el contenido nos apropiamos del oficio y definimos el camino, uno muy distinto al norteamericano, con dificultades y ventajas propias de un continente diverso en culturas que requiere soluciones propias y no copiadas de modelos ajenos.

Sigue a Jorge Barahona en Twitter como @jorgebarahona

¿Quieres conocer a más profesionales de UX? Suscríbete al newsletter mensual para mantenerte actualizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *