Teoría

Qué es: Memoria de Trabajo

¿Por qué la mayoría de las contraseñas y/o teléfonos son de máximo 8 caracteres? Estudios han demostrado que los humanos tenemos capacidad limitada de memoria...

¿Has escuchado de estos concursos sobre el Pi (π)? Es increíble las personas que participan y logran recitar más de 100 decimales. Lamentablemente no cualquiera puede hacerlo 🙂 y si quisiéramos, tendríamos que practicar constantemente para convertir esta información en un recuerdo de largo plazo. (Aquí la niña de 13 años que recitó 1715 dígitos)

La memoria de los humanos es compleja y abstracta, incluso tiene capacidad limitada, por tanto, es muy fácil olvidar algo. Los diseñadores de interfaz debemos de apegarnos a las mejores prácticas para evitar que un usuario recurra a la memoria para tomar una decisión.

En este post comparto contigo, qué es la memoria de trabajo y 5 ejemplos de buenas prácticas para ayudar a los usuarios al operar un producto digital.

 

Sobre la Memoria

El concepto de memoria existe desde hace miles de años. Originalmente fue utilizado en 1880 por Hermann Ebbinghaus, quien argumentó que la habilidad de los humanos para retener información a través del tiempo, podía ser estudiada científicamente. Podemos referirnos a la memoria entonces, como “el almacenamiento de información”.

Según Wickens et al., (2015) existen dos tipos de memoria, siendo la principal diferencia la duración de cada una. Estos tipos de memoria son la memoria de largo plazo y la memoria de trabajo. Pero antes de entender la memoria de trabajo, debemos entender de qué trata la memoria de largo plazo.

Wickens et al. la definen como:

El almacén de datos acerca del mundo y de cómo hacer cosas.

La forma en que funciona la memoria de largo plazo es mediante la codificación de la información mediante el aprendizaje o la capacitación, el almacenamiento o la forma en que mantuvimos la representación de esta memoria, y luego mediante la recuperación, al sacar las cosas de la memoria con éxito. El error ocurre cuando nos olvidamos, en otras palabras, cuando la recuperación se ha realizado incorrectamente.

 

Qué es la Memoria de Trabajo

Actualmente se conocen distintos modelos de cómo trabaja el cerebro y la memoria humana. Entre estos modelos se encuentra la de Baddeley y Hitch (1974), donde argumentan que los humanos almacenamos información de manera temporal únicamente para pensar y resolver tareas y donde han demostrado que los humanos podemos retener esta información entre 20 a 30 segundos.

MedicineNet, la define como:

Un sistema para almacenar y administrar temporalmente la información requerida para llevar a cabo tareas cognitivas complejas, como el aprendizaje, el razonamiento y la comprensión. La memoria de trabajo está involucrada en la selección, el inicio y la terminación de las funciones de procesamiento de la información, como la codificación, el almacenamiento y la recuperación de datos.

Kevin Matz, la define como:

Un almacén temporal que puede contener una pequeña cantidad de información, como un puñado de palabras, números o símbolos, relacionados con su línea de pensamiento actual. La memoria de trabajo decae muy rápidamente; la información se puede perder cuando su atención se dirige hacia otra cosa, por lo que a menudo tiene que repetir la información para evitar que desaparezca.

Personalmente (y de manera breve), la definiría como:

La habilidad de retener, manipular y actualizar información en la mente por un tiempo corto para guiar un comportamiento.

 

Implicaciones para Diseñadores UI y la UX

Reconocer la capacidad limitada de la memoria de trabajo implica diseñar pensando en ella. Por tanto:

  • Ayuda al usuario a reconocer antes que a recurrir a la memoria
  • Apoya la toma de decisiones con mecanismos que la faciliten
  • Se claro y consistente para evitar tener que recordar la operabilidad

Y ahora, 5 tips para lograr reducir la carga cognitiva de los usuarios:

 

1. Dale pistas

Al navegar, muchas veces podemos confundirnos sobre si ya hemos visitado algo o no. Google, cuando visitas un link lo marca de un color diferente para señalizar que ya lo has visto recientemente y por ende evita vuelvas a entrar por confusión.

Netflix por otro lado, da pistas con la sección de “Continua viendo…” pues te recuerda qué estabas mirando y en qué capítulo te quedaste 🙂 (Gracias Netflix!!)

 

2. Hazlo visible

Cuando el usuario tiene que elegir de entre un número grande de opciones, hazlo visible. Por ejemplo, en Domino’s al pedir una pizza puedes ver los ingredientes que vas eligiendo y de esta manera evitar confusiones o dudas de si ya lo habías agregado o no. Además, ¡es claro hasta en la medida! Ya no tienes que recurrir a la memoria para validar si lo añadiste o no 😉

 

3. Permítele comparar

Tomar una decisión, implica una tarea cognitiva para retener información y ser capaz de utilizarla para compararla con posibles alternativas o escenarios. Las tablas comparativas como la siguiente son excelentes formas de apoyo, pues muestran de manera clara las propiedades y factores de una alternativa, por tanto, es más fácil escanear la información y reducir la carga cognitiva para tomar una decisión. Sin embargo, hay de tablas a tablas. Por ejemplo las siguientes son de Apple.com para comparar el iPhone, y aunque mantienen en la parte superior los modelos, podrían ser fácilmente confundibles.

Y ahora mira este… John Lewis te da la misma información pero agrega una imagen pequeña que permite tener visibilidad sobre la opción elegida 🙂 ¡mucho mejor!

 

4. Señala qué ha hecho

Cuando un usuario necesita completar una serie de pasos para alcanzar un objetivo, recuérdale y muestra dónde está, qué ha hecho, cuánto le falta e incluso si puedes, llévalo paso a paso. Mira lo fácil que se vuelve personalizar un zapato de Vans en el siguiente ejemplo, pues en el mismo momento de la elección hay un cambio notable en el diseño y te marca con una palomita los que ya has completado.

 

5. Hazlo consistente

Cuando tenemos interfaces consistentes, le permitimos al usuario seguir trabajando bajo el mismo contexto y por tanto, poder ser eficiente a la hora de operar o lograr algo. La inconsistencia provoca que el usuario tenga que recurrir a su memoria para preguntarse, ¿dónde tenía que dar click?, ¿ahora dónde encuentro x?, ¿es lo mismo esto que lo otro? Windows 8 fue un caso que violó este principio. Los usuarios batallaron un montón para utilizar la interfaz, pues tenían que recurrir a la memoria para lograr una acción tan simple como apagar o cerrar sesión 🙁

 

Referencias y Lecturas recomendadas sobre Memoria y Memoria de Trabajo

  1. Baddeley, A. & Hitch, G. (1974). Working memory. Psychology of learning and motivation, 8, 47-89.
  2. Halarewich, D. (2016) Reducing Cognitive Overload for a Better User Experience. Recuperado de https://www.smashingmagazine.com/2016/09/reducing-cognitive-overload-for-a-better-user-experience/
  3. McLeod, S. A. (2012). Working memory. Recuperado de www.simplypsychology.org/working%20memory.html
  4. Nielsen, J. (2009) Short Term Memory and Web Usability. Recuperado de https://www.nngroup.com/articles/short-term-memory-and-web-usability/
  5. Qualls, D. (2017) Basics of Human Factors Engineering for UX Designers. Recuperado de https://medium.com/@DanoQualls/basics-of-human-factors-engineering-for-ux-designers-bedb0c29ef1c
  6. Wickens, C. D., Hollands, J. G., Banbury, S., & Parasuraman, R. (2015). Engineering psychology & human performance. Psychology Press.

¿Quieres llevar esta teoría a la práctica? ¡Mira los cursos abiertos en donde podrás poner a la práctica estos conocimientos! cursos-ux

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *